domingo, 8 de julio de 2012

Los Misterios de Eleusis

Demeter llorando por Perséfone - Evelyn de Morgan

“Dichoso entre los hombres de la tierra el que ha contemplado estos misterios; pero el que no ha sido iniciado, el que de ellos no participa, no alcanza jamás una suerte como la de aquel, ni aun después de muerto, en la oscuridad tenebrosa”. (Himnos a Demeter, atribuidos tradicionalmente a Homero). 


Los misterios de Eleusis existen desde la época micénica. Se cree que tuvieron su origen en torno al 1500 a. C. y que se celebraron anualmente durante dos mil años. El emperador romano Teodosio cerró el santuario en el 392, y fue finalmente abandonado cuando el rey godo Alarico invadió Grecia cuatro años después, lo que trajo el cristianismo a la región. 

Cada año, cuando llegaba el tiempo de sembrar la cosecha, los atenienses celebraban un festival religioso en honor a la diosa de la fertilidad, Demeter (Ceres). El culto tenía lugar en la ciudad de Eleusis, próxima a Atenas, situada en el corazón de la región productora de trigo y cebada. Las ceremonias se sucedían a lo largo de nueve días durante el mes de Boedromion (finales de septiembre). 

El rito tenía su raíz en el mito de Demeter y su hija Perséfone. Cuando Hades raptó a Perséfone y la llevó consigo al inframundo, Demeter recorrió el mundo en su busca, y mientras tanto desatendió sus deberes; las cosechas no crecían y la vida se paralizaba. Los dioses estaban preocupados, y Zeus, testigo del rapto, decidió enviar a Hermes a rescatar a Perséfone. Pero al despedirse de ella, Hades le dio a comer una granada que producía el efecto de hacerla regresar cada invierno. El viaje de Perséfone al inframundo simboliza el ciclo de la vida, el tiempo que la semilla permanece enterrada en la tierra para después brotar, y esto era la base del culto en Eleusis. 

Perséfone - Dante Gabriel Rossetti

La ceremonia comenzaba en Atenas. Miles de adoradores griegos y posteriormente también del Imperio romano, se reunían para hacer el peregrinaje sagrado y tomar parte en las ceremonias secretas. El día anterior al festival propiamente dicho, una multitud se reunía en Eleusis y se dirigía con gran pompa al santuario de Demeter en el ágora ateniense. Al día siguiente comenzaba el festival con una declaración formal en el ágora anunciando el evento e invitando a los iniciados a tomar parte en él. Durante las dos próximas jornadas los participantes, llamados Mystes, se purificaban bañándose en el mar y sacrificaban un lechón. 

Todos los objetos sagrados (hiera) que iban a ser utilizados en las ceremonias se guardaban en el Eleuisinion, un templo al pie de la Acrópolis. Habían sido traídos de Eleusis días antes de que comenzara la celebración. El quinto día los celebrantes se dirigían en procesión desde el Kerameikos, el antiguo cementerio de Atenas, hasta Eleusis, transportando los sagrados hiera y una estatua del niño dios Iacchos. Periódicamente los participantes emitían gritos de exaltación en determinados puntos del camino. 

Cuando la procesión llegaba a Eleusis se hacía un descanso y se disponían los preparativos para el día siguiente, que era de ayuno parcial o completo, en recuerdo al que Demeter había hecho durante su duelo por Perséfone. Terminada esa parte de la ceremonia, los iniciados bebían una mezcla especial de agua de cebada y hierbas llamada Ciceón, la bebida de Demeter, a la que se le atribuían propiedades medicinales. No parece que contuviera alcohol, puesto que el Himno afirma que Demeter no bebía vino. Sin embargo, se ha sugerido que podría haber otros ingredientes a base de alcohol. 

Los expertos no se ponen de acuerdo con respecto al significado del Ciceón. Algunos mantienen que tenía carácter sacramental e implicaba una especie de comunión o asimilación con el espíritu de la diosa. Mylonas cuestiona tal interpretación, aunque reconoce que beber el Ciceón era un acto religioso que implicaba la observancia de un acto propio de la deidad. En cualquier caso, la semejanza con la Eucaristía cristiana es llamativa. 

Camino del templo de Ceres - Alma Tadema

El momento más importante de la ceremonia tenía lugar en el Telesterion o sala de los iniciados. Durante el siglo V a. C. tenía capacidad para albergar a varios miles de personas. Antes de que el iniciado pudiera entrar en el recinto sagrado podría pedírsele una contraseña o synthema que le permitiera el acceso, y una vez en el interior se le mostraban los hiera. Las sacerdotisas revelaban allí las visiones que habían tenido durante la noche sagrada. 

Estos ritos se mantenían secretos. Estaba prohibido hablar públicamente de ellos, por lo que la verdadera naturaleza de los Misterios permanece envuelta en la incertidumbre. Romper el juramento se consideraba un acto impío castigado con la muerte. Esquilo, por ejemplo, temió una vez por su vida debido a que el público que asistía a sus obras pensaba que en ellas revelaba los Misterios. Tuvo que comparecer ante un tribunal y se libró del castigo porque pudo demostrar que nunca había sido iniciado. 

La mayoría de los estudiosos creen, a partir de los testimonios de Clemente de Alejandría y Tertuliano, que los Misterios comprendían tres componentes principales conocidos como deiknymena (cosas mostradas), legomena (cosas dichas) y dromena (cosas hechas). En cuanto a estos últimos, se cree que incluían una recreación ritual de la historia de Démeter y Perséfone, mientras que para otros se trataba de una danza sagrada. 

Al final de las celebraciones los participantes dedicaban servicios especiales en honor a los muertos, después de lo cual regresaban a Atenas, en solitario o en pequeños grupos. No parece que volvieran en procesión esta vez. Era para ellos tiempo de reflexión y meditación. 

Un festival de la cosecha - Alma Tadema

Durante el periodo Helenístico el culto fue dirigido por el propio Estado, y oficiado por dos familias aristocráticas de Eleusis. Los misterios atraían anualmente a miles de personas de toda Grecia, y los únicos requisitos para convertirse en un iniciado era no ser culpable de ningún delito de sangre y hablar griego. Pero los misterios estaban abiertos a hombres y mujeres, e incluso los esclavos eran admitidos. 

Se dice que Sófocles, Herodoto, Aristófanes, Plutarco o Pausanias fueron todos iniciados en los misterios de Eleusis. El iniciado o mystes recibía instrucciones previas de otro participante con experiencia o “mystagogos”, frecuentemente miembro de una de las principales familias de Eleusis. El mystes que acudía por segunda vez a Eleusis para ser iniciado en los niveles superiores del conocimiento esotérico entraba en una habitación en cuyo centro había una estatua de la diosa brillantemente iluminada y, en presencia del hierofante o sumo sacerdote y rodeado de otros miembros del clero vestidos con suntuosas túnicas, era instruido en los más altos Misterios. Recibía entonces unos libros sagrados, probablemente escritos en clave, junto con tablillas de piedra en la que se grababan instrucciones secretas. 

Había numerosos funcionarios entre el clero relacionados con los ritos: el hierofante o sumo sacerdote presidía la mayor parte de los misterios y partes solemnes. Sólo él tenía derecho a entrar en la cámara sagrada donde se guardaban los objetos de culto. 

La suma sacerdotisa de Demeter compartiría con el hierofante la responsabilidad de presidir los Misterios. Se cree que representaba el papel de la diosa en un drama que recreaba la desesperada búsqueda de Perséfone. La mayoría de los estudiosos piensan que la sacerdotisa se unía al sumo sacerdote en un hieros gamos o boda sagrada de significado simbólico. Esta ceremonia podría culminar con el nacimiento igualmente simbólico de un hijo, acerca del cual hay varias propuestas; una de ellas es que posiblemente se tratara de Iacchos, el dios niño cuya estatua portaban en procesión, mientras que para otros se trataría de Triptolemos, un antiguo príncipe de Eleusis que aparece muy representado en vasijas y urnas. O incluso podría ser la propia Perséfone. 

Bajo el árbol consagrado a Ceres (Francisco Pradilla y Ortiz)

El hierofante contaba con dos ayudantes femeninas que representaban papeles principales en el drama y en las ceremonias de iniciación. Y las sacerdotisas panageis, también conocidas como melissae (abejas), eran vírgenes que ayudaban en las ceremonias sin que se conozca su función precisa. Probablemente estaban relacionadas con el transporte de los objetos sagrados o Hiera durante la procesión. 

El dadouco era el segundo personaje masculino de mayor importancia después del Hierofante. Su misión era llevar la antorcha. Sólo él tenía autoridad en Eleusis para quitar la mancha de impureza a los aspirantes que habían derramado sangre humana. Él y su ayudante femenina, la dadoucosa, eran probablemente responsables de los efectos de iluminación en el Telesterion durante las ceremonias. 

El Hieroceryx era el heraldo sagrado, y finalmente el Sacerdote del Altar presidía los sacrificios de animales y otras ofrendas.

27 comentarios:

  1. Preciosa enseña de los "misterios de Eleusis".-Me encanta estas pinturas y sobre todo mí predilecta es la que representa "El festival de la cosecha".

    Feliz domingo madame.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y bien documentados los rituales a pesar de los secretismos...
    Démeter es la equivalente a la diosa romana Ceres. En Aranjuez hay una fuente en el Palacio Real en el jardín del Parterre , dedicada a Ceres, en dóns hace un par de meses la guía contó el mito Ceres y Perséfone.
    Bisous y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa con los secretos es que siempre hay quien los revela. Y como el mundo está igualmente lleno de mentirosos, al final las versiones acaban siendo tantas que no se sabe dónde está la verdad, si es que hay alguna.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  3. Parecía haber un afán por mantener secretos algunos conocimientos de los iniciados, ya que pese a la multitudinaria asistencia había algún acto reservado (cuanto me recuerda esto a las sociedades secretas) a los iniciados conocedores de la contraseña.

    Me ha gustado mucho, por varias razones, poder leer su artículo hoy. :)
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, ya que usted lo menciona... Oh, cielos, creo que en nuestra orden olvidamos ese asunto de las contraseñas!

      Gracias, monsieur.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  4. Es increíble ver cómo cada cosa que los pueblos antiguos hacían estaba íntimamente relacionado con la religión. Desconozco mucho de mitología griega y romana, así que agradezco esta lección de historia.

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los griegos vivían pendientes de sus dioses, en efecto. Tenían uno para cada ocasión. Hoy día, en cambio, parece haber solo uno: el dinero, y a él se le hacen sacrificios nunca vistos.

      Feliz semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  5. Hola, Madame

    Qué bien explicado están estos misterios y todo lo que les rodea. Aún en día, el que alguien los nombre o que pertenezca a ellos, sigue creando un halo de misterio a su alrededor.

    Estos misterios, los siento muy cercanos. ;).

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los temas de la antigüedad se sienten más cercanos que otros más recientes e igualmente difíciles de comprender, madame :)

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  6. insisto en lo que dicen por aquí, qué bien explicado todo, madame. y como apunta, qué similitudes con algunos de los ritos de otras religiones.
    me alegra verla por aquí de nuevo.

    Saludos madame!
    bisous!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, monsieur, para mí también es un placer poder asomarme siquiera una vez por semana.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  7. A veces, también tengo la sensación de haber sido raptado y el mundo se paraliza a mis pies, pero todo resulta engañoso y el mundo sigue girando sin cesar; a la vuelta me percato que todavía es mayor mi atraso y que mis amigos blogueros me siguen esperando, como vos ahora, Madame.
    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, acudo una vez por semana a visitarlos, pero yo misma me encuentro bastante alejada este verano. Durante julio y agosto no asomaré mucho por aquí.

      Feliz día, monsieur
      Bisous

      Eliminar
  8. No conocía el mito de Perséfone raptada por Hades, aunque esté mal admitirlo y por ello me ha encantado descubrir más de ello en esta entrada. Por cierto, entrada muy bien documentada pese al secretismo que encerraban los misterios. Ay, la religión siempre ha traído de cabeza a civilizaciones enteras...

    Bisous Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocemos sobre los misterios de Eleusis lo externo: las procesiones, sacrificios y ritos que el público ve. Pero de lo que sucedía para los iniciados en Eleusis, en el interior del Telesterion, no tenemos ni idea, y solo podemos especular.

      Me alegra que sea de su agrado, madame.

      Feliz semana

      Bisous

      Eliminar
  9. Muy interesante Madame. Soy bastante ignorante de estas historias, debe ser por eso que me gustan.
    Gracias por traerlas a nosotros y en lo que a mí respeta; desasnarme.

    Buena semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Teniendo en cuenta que muchos de estos cultos se mantienen escondidos bajo la máscara del cristianismo, su conocimiento se hace mucho mñas interesante. Por ejemplo, el hecho de comulgar, de comer parte del cuerpo de la diosa, se asemeja, como bien ha dicho a la comunión cristiana. Y es que el culto a la diosa de la agricultura, de la divina Deméter, se hacía muy importante para los griegos por lo que los frutos de la tierra suponían para sobrevivir.
    Un besito y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final nada nuevo hay bajo el sol, madame. Parece que todo lo habían inventado ya entre griegos y egipcios.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  11. Pensar que una vez alguien me dijo que era facil escribir sobre estos tiempos en los que la leyenda se mezclaba con los hechos, y para escribir algo sobre ellos no me separe de 3 libros de mitologia para no desviarme un apice de ella. Bueno me gane una felicitacion por escribir algo tan fiel al mito y con novelado a la vez, pero realmente meterse en estos tiempos es meterse realmente en honduras. magnificas ilustraciones ademas. Buena semana y disfruta tu descanso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que quien diga que era fácil escribir sobre esos tiempos es que nunca lo hizo. A mí me parece muy complicado.

      Gracias, madame, feliz semana

      Bisous

      Eliminar
  12. creo que en la adoración a los dioses, todos los fieles desean la comunión, la simbiosis con la divinidad y está presente la antropofagia, con esta historia, como en todos tus escritos querida Madame, yo aprendo...
    saludos querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que coincidan las religiones, sí.

      Muchas gracias, madame.

      Feliz semana

      Bisous

      Eliminar
  13. Muy interesante esta entrada. Y muy bien explicada y con muchos detalles lo que permite conocer mejor estos misterios.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame, usted siempre tan amable.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)