miércoles, 6 de enero de 2010

Un misógino llamado Albert Einstein

La misoginia se define como la aversión o rechazo hacia las mujeres. Está considerada en la mayoría de las ocasiones como un atraso cultural asociado al extemporáneo concepto de superioridad masculina, según el cual el rol de la mujer es dedicarse exclusivamente al hogar y a la reproducción. Pero la misoginia va en realidad mucho más allá del simple machismo que desprecia y pretende someter a la mujer, porque implica, además, odio o miedo. Es decir, no es que piensen necesariamente que la mujer es inferior, sino peor, y a ella achacan todos los males, siempre le presuponen lo más negativo y sistemáticamente resaltan siempre esos aspectos, reales o imaginarios, obviando aquellos que la favorecerían. La mujer es, por así decir, Pandora.

Es, en definitiva, una fobia, un trastorno mental psicogénico producido por engramas de la misma entidad que la claustrofobia, los ataques de pánico, el temor a viajar en avión y todo el catálogo de fobias enumeradas por la psiquiatría. Esto significa que la responsable es siempre la mente reactiva y la dramatización de engramas. A través de la terapia dianética, cuando la persona llega a verse libre de engramas que lo impulsen a una conducta de odio a la mujer, la fobia desaparece. Así que ánimo, que tiene cura.

La mosoginia está relacionada con el pesimismo y la misantropía filosófica, pues la aversión a las mujeres suele ser sólo un síntoma de un desprecio más general hacia todo lo humano, hacia la humanidad en general.

Data de la antigüedad más remota, pero ha sobrevivido hasta nuestros días y nos ofrece abundantes ejemplos no sólo en pequeños patanes de tres al cuarto, sino también en personalidades de lo más notable, como es el caso de Albert Einstein.

Einstein le impuso a su esposa, por escrito, reglas de conducta violentas y autoritarias. Ella, por cierto, era física y matemática, y participó en la primera etapa de su teoría, pero él nunca la mencionó.

A. Te encargarás de que:
1-Mi ropa esté en orden.
2-que me sirvan tres comidas al día en mi habitación
3-que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.

B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que:
1- Me siente junto a ti en casa
2-Que salga o viaje contigo

C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuando estés en contacto conmigo:
1-No deberás esperar ninguna muestra de afecto por mi parte, ni me reprocharás por ello.
2-Deberás responder de inmediato cuando te hable.
3-Deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuando te lo diga.

D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, bien sea de palabra o de hecho.


Aparte de lo cual afirmaba cosas tales como que "muy pocas mujeres son creativas", estaba en contra de que se dedicaran a la ciencia y nunca aceptó que pudieran tener derecho a voto.

Aun así, ese hombre de aspecto bonachón a los ojos del mundo, que tenía el cerebro lleno de fórmulas y de ideas machistas, se atrevió a acuñar una frase hoy célebre: "¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio".

Pues sí, Herr Einstein. Mire por dónde en eso llevaba usted toda la razón.


Bibliografía:
Mileva Maric, la otra cara de Einstein - Amalia Rivera

44 comentarios:

  1. Parece ser que sí es cierto lo que nos cuenta en su entrada. Había oído algo, aunque desconocía el "contrato", duro y frío, impuesto a su mujer, a la que se ve con cara de infeliz en la foto.
    En personas del montón la cosa no produce tanta perplejidad, pero en gente tan ilustrada...Parece increíble: un hombre tan sabio, tan adelantado a su tiempo en materia científica y sin embargo, tan retrógrado, tan de la Edad Media en materia de relaciones de pareja. Una paradoja.
    Buena entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Asi como lo señalas y segun su etimologia, "misoginia", es el odio a las mujeres; pero "homofobia" como odio a los homosexuales, esta mal, porque fobos es miedo, no odio, y lo que se trata es el odio a los homosexuales, no el miedo a...

    Desgraciadamente es una palabra tan usada que ya es casi inutil, replantear otra para sustituirla

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Madame. Se lo pasaré a mi mujer, que dice que soy misógino, para que primero compare y agradezca la diferencia y luego se lo traduciré a mi benefactora, que hace bueno el tópico de que a las mujeres les gustan los canallas, para que también compare.

    Un placer leerla, como siempre.

    SSSQBSM.
    Paulus de Best.

    ResponderEliminar
  4. Si, es verdad, monsieur Cayetano, que produce mas asombro en estos casos en los que los caballeros han tenido acceso a una educacion superior y cuentan con un coeficiente capaz de asimilar asuntos que en principio parecen mas complicados.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Si, ciertamente la etimologia de la palabra fobos dice que es miedo. Fobos, hijo de Ares, era para los griegos la personificacion del miedo. Sin embargo, la palabra fobia ha pasado a designar tambien cosas que nos producen profunda aversion, y no solo miedo. Entroncaría entonces con el odio, y de ahi el empleo de la palabra, aunque yo tambien pienso que no sea la mas afortunada.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Pero monsieur Paulus, como puede ella estar quejosa de un caballero como usted? La tiene mal acostumbrada y claro, se queja de vicio. Sí, muestrele, muestrele usted la joya que era Einstein, para que vea cuanto sale ella ganando.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Yo soy un misántropo hasta el punto de no gustarme a mí mismo. Dividir a la gente en mujeres y hombres me resulta semejante a cualquier otra división como flacos y gordos o alopécicos y velludos, etc. Me parecería un error sentirme adscrito a un gremio por compartir algo en común con un grupo de personas. Como dijo Groucho, no puedo pertenecer a un club capaz de admitir a tipos como yo. Por ejemplo, ser escritor no significa que aprecie a todos los escritores o todo lo que han escrito aquellos a los que admiro. Podrá ser un error, pero considero una estupidez enorgullecerme de lo que ha hecho un hombre o una mujer, quienesquiera que sean, porque ninguno de ellos soy yo. Admiro a Bruce Springsteen, pero no tengo ni una pizca de su talento, por lo que tendría más cosas en común con cualquier mortal corriente, sea del género que sea y tenga la orientación sexual que tenga. Por eso, tiendo a verme como un observador, casi extraterrestre, no entro en la guerra de los sexos porque ninguno de los dos me satisface plenamente.

    ResponderEliminar
  8. Pues esa actitud estaria muy bien si no se declarara usted misantropo, monsieur!
    Ese es otro grave problema.
    Pero fijese que yo a usted lo veo bien alineado.

    Feliz tarde, monsieur Andres

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame:

    Mi abuelo decía que el éxito del hombre se debía a su compañera. Y miles de veces decía que no sería nada sin mi abuela (y mire Ud que mi abuela fue la última mujer de mi abuelo, que era algo así como el rey sol ;D).
    Nunca conocemos del todo a la gente Admiro mucho a Einstein y creeame que mi admiración ha decaido desde que supe sobre su particular relación con su esposa (o su no relación).

    Saludos Madame. Estuve en la corte y deje un mensaje.....

    ResponderEliminar
  10. La Dame Masquée...

    Cuanta razón tiene vd. Mas allá del machismo, es una conducta totalmente patológica, no es que se vean superiores, sino que las tachasn de "malas" desde el pecado original. La buena mujer de Einstein fue fundamental en el desarrollo de sus teorías. Todos los personajes tienen un lado oscuro, y el de Albert era oscurísimo pues mostraba un desprecio total a la condición humana.

    A sus pies.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  11. Lo cortés no quita lo valiente. Einstein fue grande en muchos aspectos. Algun defecto debía de tener, y fue ese, que no es poco. Pero reunió suficientes meritos para poner en la balanza.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Tal vez, monsieur, los cientificos tienen una tendencia a acabar metiendose demasiado en si mismos, y al final se deshumanizan.
    Una lastima, porque es como un borrón que empaña un magnifico expediente.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Está claro madame que en este caso una mente brillante no forja una personalidad igual de brillante. Muy interesante el contrato que redactó.
    Feliz tarde madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. El, cientifico hasta el fin, poniendolo todo por escrito.
    No podiamos esperar menos!

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Me sumo en parte al comentario de Nikkita. La mente humana es un pozo demasiado insondable. Tendemos a asociar todas las bondades a personajes destacados o que nos son simpáticos, conociendo solo una faceta de su alma. Hay un dicho inglés que más o menos dice: no es el cantante, sino la canción". Lo importante no es el hombre o mujer, sino sus hechos.
    Por cierto, otro caso de misoginia extrema fue el escritor del tierno "Platero y Yo": Sí, el Nobel Juan Ramón Jiménez.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  16. Así es, monsieur. Juan Ramón Jimenez tambien forma parte de mi lista de misoginos, demasiado larga.
    Resulta asombroso constatar cuantos prejuicios habitaban en la mente de personajes que ni nos lo imaginariamos.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Pues, qué quiere que le diga, que Einstein o no, si hubiesen sido otros tiempos, su mujer se hubiese divorciado a la mínima. Si tienen en tan poco concepto a la mujer, pues que vivan solos y así se gruñan solo a si mismos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Jijiji, sería la solucion perfecta, pero entonces se quedarian sin esclava, o sirvienta gratuita.
    Necesitan a una mujer que se ocupe de que su ropa este en orden y demas, y de ese modo se ahorran un salario.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame, desde que me enteré de que prácticamente todos los cálculos matemáticos en los que este individuo basó su famosa teoría los había realizado su esposa Mileva (a la que como bien decís ni siquiera se dignó a mencionar) nunca he estado del todo segura de qué mérito merece exactamente. Quiero decir, si él fue tan despreciable como para aprovecharse del trabajo de su sufrida esposa ¿cómo sabemos que la idea original de la relatividad no surgió también de ella? Yo francamente siempre albergaré esa duda...Un abrazo querida.

    ResponderEliminar
  20. A ella se le daban mejor las matemáticas que a el, sí. De ahi que fuera logico que los calculos corrieran basicamente de su cuenta, pero imagino que ahi terminaba su participacion. No vamos a quitarle a Einstein su merito, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Pues mira mujer, qué interesantísima información nos das sobre el hombre que latía dentro del personaje.

    Impactada me siento, nunca imaginé que un ser humano inteligente demostrara esa falta de empatía y sensibilidad para con las mujeres en general, la suya en particular.

    Qué tristísima situcaión y qué injusta para la madre de sus hijos, para la mujer que seguro le tendió la mano y le apoyó en todas sus andanzas científicas.



    Muchas gracias por este post querida amiga.

    --

    ResponderEliminar
  22. No sé por qué doy la imagen de estar alineado con los hombres. Eso me recuerda la de veces que me han tomado por gay al saber que me gustaba la poesía.

    ResponderEliminar
  23. Ya lo creo que si, madame. Desde que estudiaban juntos lo estuvo apoyando. Pero el caballero tenia un caracter un poco especial.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Por dios! Aun no puedo creer lo que leo! Tanta inteligencia en las ciencias duras y tan poca en las relaciones humanas!

    Gracias por esta entrada!

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  25. Yo que me he despertao de madrugá y me he venido a ver y.. a ver, algo había oído; mas no ese contrato horroroso, aspantoso, aspantoso...

    Otra cosa es que me parezca... ¿qué?, ¿oportuno?, vaya idiotez, me lo digo ya a mi mismo jajajaa... Nuu sé... la eduación intelectual o comos se quiera llamar no tiene nada que ver con saber tratar a las personas... la empatía y esas cosas de no creerte mejó que nadie...

    Claro que esa cita de él, en ningún momento dice que no esté hablando de la dureza de sus prejuicios...

    También que son productos de una época, de una educación.. qué sé yo... Einstein sería muchas cosas... misógino igual una mas, pero, en fin, jajaja que me ha dado por... ¿defenderlo? nu sé, solo decir "eeey, un momento" jajaja

    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Ya ve, madame, al final se convirtio en una maquina de producir formulas, totalmente absorbido por su labor cientifica y olvidado de los sentimientos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Oh, sin duda, sin duda, monsieur, en ningún momento dice que no este hablando de la dureza de sus propios prejuicios. Y seguramente si Jack el Destripador se hubiera quejado de la inseguridad ciudadana, tampoco habria estado excluyendo la que él mismo generaba.

    Monsieur, mis bisabuelos tambien eran de otra epoca. Pero nunca se les hubiera ocurrido tratar de imponer semejante contrato a mis bisabuelas. No es lo mismo pertenecer a otra epoca que ser misogino. A estos los encontramos en todas las epocas, y sepa que en la nuestra hay muchisimos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Pues que decepción me he llevado, vamos que si no fuera porque tu lo cuentas me costaría creerlo
    En fin, tal vez a estas mentes privilegiadas les negaron la parte de razonar humanamente.

    Y algo que he leído más arriba sobre Juan Ramón Jiménez... pues tampoco lo sabía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Desconocía esa faceta de Einstein. Me parece brutal. Las normas impuestas - y se supone que aceptadas por su esposa - son deleznables. Y ahora viene la pregunta del millón: ¿Cómo las aceptó ella? Ay, el amor, qué trampas tan horribles nos pone. Besos, madame.

    ResponderEliminar
  30. Él tambien pronuncio alguna que otra perla, sí. Son muchos los grandes nombres que mostraron prejuicios parecidos, por desgracia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Bueno, la cosa acabó en divorcio.
    En aquella epoca se esperaba de una mujer que aguantase lo que fuera con tal de no romper su matrimonio. Y aguantaban casi todo por los hijos, por el qué diran, por la falta de medios incluso muchas veces, por la conciencia de deber... pero claro, hay cosas que ya son imposibles de tolerar.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Madame, me encanta tu entrada.Ha caido un mito, no tenía ni idea de esa faceta del científico.El más admirado en el siglo XX y cuyas teorías han sido decisivas, resulta, que odiaba a su mujer, pero que esta participó en su trabajo.

    Todo lo que tuvo que sufrir esa mujer. Y yo que pensaba que el estudio y la cultura nos hacían pensar y poder mejorar en algo.

    un abrazo, buenas noches Dame

    ResponderEliminar
  33. Sucede a veces que las personas no estan a la altura de sus propios talentos. Como cientifico seguira siendo indiscutible e indiscutido. Como persona... tenia sus debilidades.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Este artículo es genial. Usted me encanta.

    Es común en muchos genios e intelectuales -no en todos- la misoginia y la ausencia de sensibilidad: todo se reduce al campo racional y los sentimientos más humanos se dejan de lado.

    ResponderEliminar
  35. Está claro que el cerebro de este hombre no era normal, no lo era para la ciencia y por lo que parece tampoco lo era para otros campos...

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, mademoiselle.
    Es cierto, yo creo que de tanto racionalizar las cosas se acaba prescindiendo de los sentimientos para tratar de reducir todo al campo del intelecto.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Un tanto desequilibrado en cuanto a que habia una ausencia de emociones. La ciencia llegó a absorberlo por completo, monsieur. Una lastima.

    Feliz viernes

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Queridísima Madame, jamás pensé que una mente tan brillante pudiera estar perturbada por una fobia como la que Ud, describe.
    Yo creo, es mi opinión, que en dicha fobia lo que se escondía era un miedo aterrador a ser superado en inteligencia, sabiduría o conocimientos por parte de las mujeres. Es una pena, pues es muy hermoso aprender de los que saben más que nosotros, y compartir los conocimientos con quienes menos saben.
    Estupenda entrada, Madame.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  39. De hecho ella era mejor en matematicas. Es posible que en algun momento comenzara a sentirse humillado por ello, y eso fuera el comienzo de todo.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Uy, ademas por qué dice que no conozco el nombre, si encima consta en la bibliografía claramente, que mire por donde es una biografía de ella, precisamente?

    ResponderEliminar
  41. Lo peor de todo,es que en la actualidad, los intelectos del campo racional,adoptan como modelo de vida la misóginia.La practican en todas sus facetas,saben como comportarse por primera vez, como despues,y como dar `precisamente el final.Es aterrador,,,en las personas cuando hay afecto somos obtusas,lo creo aceptable y mas cuando se presenta en la mujer la útopia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no encuentro aceptable la sumisión en ningún caso. No tiene nada que ver con el afecto, sino más bien con un componente masoquista que es preciso tratar. La dependencia no es afecto.
      Afortunadamente la mayoría de caballeros inteligentes han superado la fase de australopiteco.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  42. EINSTEIN:

    Probablemente por esa conexión con la niñez, por su pasión por jugar y moverse en lo desconocido, el famoso físico se carteó con varios niños a lo largo de su vida, como atestigua el libro “Dear Professor Einstein: Albert Einstein’s Letters to and from Children” (Prometheus Books, 2002).

    En él, entre otras, se recoge el intercambio epistolar entre Einstein y una astuta niña llamada Tyfanny. El 19 de septiembre de 1946 la niña escribe al físico:

    «Se me olvidó decirte, en mi última carta, que era una chica. Quiero decir, que soy una chica. Siempre me he arrepentido de ello, pero ahora ya estoy más o menos resignada con el hecho de serlo. En cualquier caso, odio los vestidos y los bailes y todas esas mierdas que les gustan a las chicas. Prefiero los caballos y la equitación. Hace mucho, antes de querer ser científica, quería ser jinete y montar a caballo en las carreras. Pero eso fue hace mucho. ¡Espero que no pienses que valgo menos por ser una chica!»

    La respuesta de Einstein fue breve:

    «A mí no me importa que seas una chica, pero lo más importante es que no te importe a ti. No hay ninguna razón para ello.»

    [Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-02-18/la-carta-en-la-que-einstein-explica-a-su-hijo-cual-es-la-mejor-manera-de-aprender_31958/].

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cuestión de razones. A veces uno no está conforme con lo que la naturaleza le ha dado, y tiene derecho a no estarlo. Parece el caso de esta niña. No es incompatible sentirse femenina, amar los bailes y querer ser científica.

      Muchas gracias por su estupenda aportación.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)