lunes, 4 de enero de 2010

María Antonieta y el Caballero de Rougeville


Al conocer los detalles mencionados en nuestra última entrada, Fersen, desesperado, comprendió que la reina estaba perdida.

Pero mientras el sueco se lamentaba, el caballero de Rougeville intentaba, a su vez, salvar a la reina. Alexandre Dominique Joseph Gonsse, Marqués de Rougeville, había nacido en Arras el 17 de septiembre de 1761. Estaba enamorado de María Antonieta desde hacía mucho tiempo, y la seguía a todas partes. La había protegido durante algunas duras jornadas durante la Revolución, y soñaba con demostrarle su amor con un acto heróico.

Con la ayuda de una rica americana, madame de Tilleul, y de Michonis, policía encargado de vigilar a María Antonieta, forjó un plan muy audaz. Se trataba de entrar en la Conciergerie, disfrazar a la ilustre prisionera y hacerla salir como si fuera una de las lavanderas.

A principios de septiembre consiguió entrar con Michonis en la celda de la reina. Allí dejó caer un clavel rojo y una carta. Después de que los hombres hubieran salido, la prisionera leyó el mensaje y lo destruyó de inmediato. A la mañana siguiente entregó a un gendarme un papel en el que había logrado dibujar, haciendo agujeros con una aguja, el siguiente mensaje: "Estoy constantemente vigilada; no puedo hablar ni escribir". Y luego entregó el papel al guardia para que se lo diera a la mujer del portero.

Pero el guardia era listo. Había notado el gesto de Rougeville y sospechó una tentativa de evasión. Después de examinar el papel en todos los sentidos, acabó por notar los agujeritos y leyó la frase. Corrió a informar a su jefe de lo que había descubierto.

El anodino mensaje puso furiosos a los miembros del Consejo. Hébert, en su periódico, solicitó la ejecución inmediata: "El verdugo debe jugar a la pelota con la cabeza de la loba... Hay que juzgar a la tigresa austriaca... Debería ser triturada como picadillo, por toda la sangre que ha derramado".

Y María Antonieta fue trasladada a una celda oscura e insana. Así, por el error de un enamorado demasiado atento, la reina veía endurecerse las condiciones de su prisión.

El policía Baudrais fue enviado en persecución de Rougeville, que se ocultó primero en Montmartre y luego huyó a Bruselas. Posteriormente luchó contra Napoleón y fue fusilado en 1814.

Él fue el verdadero Chevalier de Maison-Rouge, el Caballero de Casa-Roja de Alejandro Dumas.

27 comentarios:

  1. MIL PERDONES, HE TENIDO QUE SUBIR LA ENTRADA DIVIDIDA EN DOS Y MECANOGRAFIANDOLA DIRECTAMENTE, PORQUE VUELVE A DAR PROBLEMAS EL EXPLORER.

    POR FAVOR, DISCULPEN LAS MOLESTIAS.

    MUCHAS GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Una gran entrada, Madame. No hay de qué disculparse.
    Saludos.
    Pd.Abandone el explorer, por Dios. Chrome es una gran opción y combinado con openoffice da mucha felicidad a los bloggeros.

    ResponderEliminar
  3. No, monsieur, me temo que no me he explicado bien: hace años que no se me ocurre usar el explorer, no. El problema es para las personas que acceden a mi blog con el explorer, que son muchas.
    Cuando subo un texto, a continuacion compruebo si se visualiza tambien con el explorer, porque muchas veces sucede que no.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. La Dame Masquée...

    ¡Feliz 2010¡ Ya estamos de vuelta. Ayyyyyy que atrasado voy, me queda mucho por leer de sus entradas, y además he perdido el hilo. Me repruebo a mi mismo mi holgazaneria bloguera navideña. En fin, como la decía, ya estamos de vuelta. Me pondré al día.

    A sus pies.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  5. Buenas Tarde Madame:

    Maria Antonieta fue una dama muy peculiar. No se si sería incomprendida, pero peculiar si fue.

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  6. No sabía que el explorer podía dar problemas de visualización, porque yo uso siempre el modzilla y éste no me da ninguna lata (exceptuando aquellas páginas que sólo se puden abrir con explorer, que también las hay).

    Desconocía este intento de evasión de la reina. Creo que recuerdo algo con respecto a la historia de la posible huida disfrazada de lavandera pero siempre lo relacioné con Axel.

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Interesantísimo y sumamente triste, madame.

    ¡Pobre María Antonieta!

    Creo que estoy enamorada del Caballero de Rougeville…

    ResponderEliminar
  8. Monsieur Felix, feliz año tambien para usted.
    No se preocupe por lo que haya dejado atras, lo importante es que ya esta usted de regreso. Se le echaba en falta!

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Posiblemente fue incomprendida, pero tampoco ella comprendio muy bien a nadie, y menos al pueblo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sí, madame Carmen es mucho mejor navegador. Yo veo siempre la pagina perfectamente con el mio, pero claro, de qué me sirve si la gente que entra usa en su mayoria el explorer y no puede ver bien mi blog con el.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    4 de enero de 2010 20:39

    ResponderEliminar
  11. Usted cree, mademoiselle? Monsieur de Rougeville era su tipo, entonces?
    No se, a mi me parece algo pardillo, pero bueno, por lo menos el lo intentó.

    Buenas noches, mademoiselle, o tardes.

    ResponderEliminar
  12. ...Acabo de leer esta entrada y la de la Consergería...Dramáticas

    Creo que el hombre que más amó a María Antonieta fue Fersen...Es una historia de libro. Quedé fascinado por el amor que este caballero sueco le profesó a su Reina hasta la muerte. Incluso, Hizo todo lo posible por salvar con ella al mismísimo Luis XVI que sabía lo que pasaba entre la reina y Fersen

    Te recomiendo encarecidamente que leas el libro MARÍA ANTONIETA LA ÚLTIMA REINA DE FRANCIA del escritor austríaco (pasisano deella) Stefan Zwig Es uno de los libros más apasionantes que he leido en mi vida ¡Y vaya que he leido alguito!

    ResponderEliminar
  13. Lo de María Antonieta es curioso, ya que fue condenada sin pruebas de un crimen que si había cometido... pero es de justicia decir que sin pruebas no se debería condenar a nadie...

    ResponderEliminar
  14. Monsieur Ali, lo he leido, y desde luego que es una extraordinaria biografia salida de la pluma de quien ademas es un magnifico escritor.
    Yo tambien estoy convencida del amor de Fersen. Triste final de la historia. El mas triste que podia tener, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Bueno, yo creo que directamente no se deberia condenar a nadie a muerte, pero hay que tener en cuenta que eran otros tiempos.
    De todos modos, la cosa se les fue un poco de las manos y murio demasiada gente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. MAdame, en aquellos tiempos esta claro que no "andaban con chiquitas"....y si cogen a Rougeville está claro cual habria sido su destino tambien.
    Feliz Dia.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Nunca cayó bien "la austriaca" al pueblo francés. Ella pagó el pato de todos los males que aquejaban a Francia, crisis económica incluida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Ya lo creo. Al final su vida obtuvo una prorroga, pero tuvo el mismo final a manos de otros.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Si, a los extranjeros solia costarles un poco mas caer bien, pero en el caso de Maria Antonieta ella misma se lo puso en bandeja.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Qué episodio tan terrible éste que rescatáis hoy, Madame... Para mí, por muchos y muy graves motivos que se tengan, nada justifica quitar la vida a una persona, por humilde o ilustre que ésta sea... Todas las revoluciones, menos la industrial, la tecnológica y alguna que otra más de naturaleza parecida, que también tuvieron y tienen sus aspectos negativos, claro que sí, me parecen horribles... La Francesa, paradigma para tantos, sin ir más lejos se me antoja especialmente cruel y sanguinaria... Y aunque muchos no me entiendan y se hagan de mí una idea equivocada, tengo que decir que la considero origen de muchos de los males que padecen las sociedades occidentales actuales...

    ¡Pobre María Antonieta...! ¡Y pobre Luis...!

    Madame, os reitero lo que os comentaba hace unos minutos: portaos bien que esta noche seréis premiada con creces... :)

    A vuestros pies eternamente...

    Mil besos, mil

    ResponderEliminar
  21. Fue tremendo, monsieur. Acabaron devorandose entre si cuando ya no encontraron otro enemigo. Menuda orgia de sangre.

    Monsieur, hoy he sorprendido a los reyes igual que una vez cuando era niña, jijijiji. Disimulé como que no habia visto ni oido nada, pero no se si ha colado!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Jajaja...

    Bueno, bueno, seguro que habrá colado, dadas vuestras dotes de convicción...

    Que haya suerte en cualquier caso, madame... Lo merecéis...

    Mil besos más...

    ResponderEliminar
  23. Una fuga que no debió haberse malogrado nunca para salvar la vida de una mujer superficial y frívola de la que desconozco cuáles pudieran ser sus delitos de sangre. La tengo por inocente y festiva, pero sólo he leído una biografía suya y hace mucho tiempo. Creo que su autor era Stefan Zweig.

    ResponderEliminar
  24. Muy buena biografia la que usted cita, monsieur. Seguramente una de las mejores.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Desde mi punto de vista, Maria Antonieta creo que fue una mujer insatisfecha que buscó una evasión de la realidad creando su propio universo. Esta necesidad de huir quizá le creó la imágen de reina frivola, superficial, excéntrica, caprichosa y distante con el pueblo. En el fondo la veo como una niña desvalida necesitada de afecto. Los buenos ideales no se defienden con el "a quien a hierro mata a hierro muere", nunca debieron rodar cabezas en la revolución francesa, un descrédito. Feliz dia de reyes, madame.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Si, madame, parece un desproposito tratar de cimentar un nuevo orden mas justo sobre tantos cadaveres. Los muertos no son buenos cimientos.

    Feliz dia de reyes

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. No se puede creer el coraje que tuvo Maria Antonieta estando presa en la Conserjería...

    Un saludo!

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)