miércoles, 13 de enero de 2010

La rodela de Leonardo



Leonardo quería entender la naturaleza para imitarla; pero imitarla no copiando las formas exteriores, sino reproduciendo sus actos generativos que hacen germinar sus obras desde dentro; quería entenderla analizándola e imitarla creando; lo primero es ciencia, lo segundo arte; y ambos, en Leonardo, una y la misma cosa. Unidos indisolublemente, ciencia y arte forman el método de conocimiento generativo: entender para crear, componer conociendo.

Un día , hacia 1513, el jardinero del Belvedere encontró un monstruoso lagarto cuyas alas vibraban ominosamente; la extraña criatura era obra de Leonardo, amante de la mistificación, que se complacía en crear formas que compitieran con la naturaleza. De joven su padre le había pedido que decorara una rodela traída por un colono.



Un día, cuenta Vasari, tomó Leonardo en sus manos aquella rodela y viéndola torcida, mal trabajada y tosca, la enderezó con el fuego y la entregó después a un tornero para que la hiciera lisa y delicada; después la enyesó y preparó a su manera y comenzó a pensar qué podría pintar en ella para que asustara a quien la mirase de frente de modo que produjese el mismo efecto que la antigua cabeza de Medusa. A este efecto llevó Leonardo a una estancia donde no entraba sino él, salamanquesas, lagartos, grillos, serpientes, mariposas, langostas, lechuzas y otras extrañas especies de animales semejantes, de la multitud de los cuales, variamente combinada, sacó un engendro horrible y espantoso, el cual pintó de tal modo que parecía envenenar y abrasar el aire con su aliento; salía de una roca oscura y quebrada, echando veneno por las fauces abiertas, fuego por los ojos y humo por la nariz, de modo que parecía cosa monstruosa y horrible, y pasó tanto tiempo en completar aquella obra, que el hedor de los animales muertos era insoportable en la estancia, pero Leonardo no lo sentía por el grande amor que ponía en su arte.

Acabada la obra, que ya no le pedían el campesino ni su padre, Leonardo dijo a éste que podía mandar cuando quisiese a buscar la rodela, pues, por su parte, la consideraba terminada. Fue, pues, messer Piero una mañana a dicha estancia por la rodela; llamó a la puerta y Leonardo, sin abrirle, díjole que aguardase un poco, y volviendo a la habitación colocó la rodela a la luz, sobre un caballete, y dispuso la ventana de modo que diese la luz deslumbradora; después hizo pasar a su padre. Messer Piero, al ver la rodela de pronto y no esperándose aquello, se sobresaltó, no creyendo que fuese rodela, ni siquiera que estuviese pintada aquella figuración que veía; y se dispuso a huir cuando Leonardo le contuvo diciéndole:

-Esta obra sirve para lo que ha sido  hecha; tomadla, pues, y llevadla, pues tal es el fin que debe esperarse de toda obra.



En estas bromas, como en todas las cosas hechas por placer, se perciben, en estado puro, los propósitos más profundos, las intenciones semiinconscientes del espíritu creador; ellas revelan el deseo de Lenoardo por trascender y borrar las limitaciones de la naturaleza, combinando aspectos de diferentes seres en una unidad orgánica nueva. Su actitud hacia la naturaleza no es de discípulo, sino de competidor. Su propósito no es estudiar para copiar, sino transformar y crear de nuevo, siguiendo los dictados de su imaginación. "Las cosas naturales son finitas, pero las obras que el ojo puede ordenar de la mano son infinitas".


Leonardo da Vinci - Luis Racionero

34 comentarios:

  1. Grandiosa frase, creo que define perfectamente la idea que al menos yo tengo de Leonardo: "Su actitud hacia la naturaleza no es de discípulo, sino de competidor"
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  2. Y buen rival le salio a la naturaleza. Como ese solo hay uno cada varios siglos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. De que Leonardo era un genio no hay duda..., como tampoco la hay de la osadía que impulsaba sus actos... Sí, pretendía trascender la fronteras de la naturaleza, de algún modo, enmendar la plana a Dios... A todos nos pasa en mayor o nemor medida... Y es que el acto de la creación es inequívocamente el más placentero de cuantos existen, aunque a veces el alumbrarlos cueste lo suyo, la cordura, sin ir más lejos, o la misma vida...

    Madame, ha sido esta guinda, la que vos nos brindáis, un delicioso premio con el que terminar una jornada, que no ha sido lo que se dice fácil...

    Dulces sueños, doña Diana...

    Ha sido un auténtico placer...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  4. Tampoco lo ha sido para mi. Un dia tremendo, y el de mañana sera por el estilo.

    Esperemos que con el fin de semana podamos al fin tener un poco de calma y de paz!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Dicen que casi todos los seres humanos tienen deseos de trascencer... pero ojala todos tuvieran el talento de Da Vinci!

    ResponderEliminar
  6. Hola Madame:

    Da vinci fue buen competidor de la naturaleza. No solo por querer entenderla, sino ademas por querer superarla.

    Hay dibujos de Da Vinci de anatomía, muy reales.

    Saludos Madame. Voy por la corte

    ResponderEliminar
  7. A Leonardo no se le podría hacer la pregunta tonta de ¿Tú eres de letras o de ciencias?
    Las dos cosas: el paradigma del hombre renacentista que sabe de todo. Un genio sin duda. Imprescindible para la humanidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Un sentido del humor cargado con un gramo de mala leche se gastó Leonardo... asustar así a un padre y un vecino no está bien

    ResponderEliminar
  9. Que grande fué Leonardo y cuanto nos dejó!!!! Creo que nació fuera de su época, aunque si fuera del siglo XX, su ingenio quizás no hubiera transcendido tanto y le hubiésemos catalogado de loco (mucho más que en su época).
    Besos cielo.

    ResponderEliminar
  10. Asi es, monsieur Alejandro. Dicen que querer es poder, pero ya nos gustaria! El talento esta muy desigualmente repartido.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Si, monsieur, no tenia rival entre los humanos y se buscó un rival mejor en la naturaleza. Con todo se atrevia Leonardo, hasta con lo imposible.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Desde luego, él era de todo, hasta de lo que por entonces nadie mas hubiera podido imaginar. Un atutentico pionero en muchas cosas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Excentricidades de genio, monsieur, jiji. Era la prueba de fuego, y bien que se regodeó en el resultado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Si, madame, fue un adelantado a su tiempo, pero tiene razon de que a lo mejor en esta epoca nadie le hubiera hecho casos. A veces el mundo se rige por criterios extraños.
    Dificil hubiera estado no fijarse en el, no obstante.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. La Dame Masquée...

    Bravo, señora mia, la felicito por este aporte histórico del cual desconocía muchos datos. Es vd. una fuente de sabiduría.

    A sus pies.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  16. Que has hecho para que ahora al entrar al blog aparezca todo de color rosa? ¡Con lo bien que estaba antes!

    ResponderEliminar
  17. Gracias, monsieur. El texto es de Luis Racionero, no he tocado ni una coma. Me hubiera parecido un sacrilegio.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Monsieur Hidalgo, no me asuste, por dios!
    Hombre no me diga que no se ve mi tablero de ajedrez, que me da algo!

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame, interesantisima la entrada. Era desde luego uno de los mayores genios de la Historia, empeñado efectivamente en trascender y borrar cualquier limitación.
    Feliz tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Gracias. No se me ocurre más que no suene exagerado o a adulación barata.

    SSSQBSM.
    Paulus.

    ResponderEliminar
  21. Madame, el tablero ya vuelve a verse como antes. Lo único que ocurría era que aparcía el fondo rosa y tardaba unos segundos en cargar el tablero de ajedrez.

    Atte.

    Yo

    ResponderEliminar
  22. Un artista insolito y mucho mas que un artista. Pienso que el arte era solo una de sus multiples facetas. O tal vez el todo lo convertia en arte, incluso la ciencia.

    feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Dificil no quedar fascinado con la personalidad de este artista genial, monsieur.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  24. Ay, monsieur, que susto, menos mal!
    Mire que con el trabajo que me cuesta ahora subir cada entrada, como para que fuese en vano todo y siguiera sin verse el dichoso tablero!

    Muchas gracias, monsieur, es usted muy amable.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Una entrada muy interesante. A veces pienso si me habría gustado conocer a Leonardo. Y sí, creo que sí. Besos, querida dama.

    ResponderEliminar
  26. Repasando el antiguo post que nos proponía sobre la "sangre de los Borgia", he visto que se interesaba vd. por la iglesia en cuyo pórtico está la lápida funeraria de Vanozza, madre de Cesar, Juan, Lucrecia y Jofré Borgia. Pues bien, está en la iglesia de San Marcos, adosada al palacio de San Marcos, de cara al Capitolio (la plaza que hay delante, se llama justamente de San Marcos y es contigua a la Plaza Venezia). Pues bien, nada más entra en el atrio, a mano derecha y a una altura más o menos de 1 metro del suelo, está esa lápida. La puedes reconocer bastante bien, porque pone quienes eran sus hijos (Giovanni, duca di Gandia, Cesare,duca di Valentinois...). En fin, es una curiosidad, pero pocas personas lo saben. Besitos.

    ResponderEliminar
  27. A Leonardo se le considera, y con razón, el culmen de la inteligencia creativa. Lo que significa que, hoy en día, sus jefes le mandarían a algún oscuro sótano a clasificar expedientes, o algo por el estilo, por "peligroso"...

    ResponderEliminar
  28. No existen calificativos para poder definir con palabras el desastre natural de Haití. Una sola imagen por los medios de comunicación vale más que mil palabras. Realmente uno se siente muy pequeño frente a estos acontecimientos extremos y comprueba lo que es importante en esta vida.
    Creo que no es el momento de hablar sino de actuar y lo podemos hacer de mil forma distintas, fundamentalmente aportando economicamente nuestro pequeño grano de arena en la medida de nuestras posibilidades. Existen ONG dedicadas a ello como médicos del mundo u otras tantas igual de válidas.
    Es hora de actuar y de ello depende la vida de miles de seres humanos.
    Por favor pasadlo a vuestros blogs y que este mundo de la blogsfera se solidarice con Haití

    ResponderEliminar
  29. Este Leonardo nunca dejará de sorprendernos. Cada vez se extrae de él un mayor conocimiento, auqnue ahora prevalecen las historias de arcanos y misterios que rodean su obra y su vida. Todo es bueno para poder comprender su obra y esta historia que usted nos trae no lo es menos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  30. Ay muchas gracias, madame Isabel. Se lo agradezco muchisimo. En una proxima visita no me lo perderé.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Monsieur Mannelig, supongo que el sería lo bastante habil como para disimular su talento en caso necesario, y darle rienda suelta encerrado a solas en su taller.
    A veces me pregunto qué cosas se le ocurriria hacer de vivir ahora.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias, monsieur. Algo haremos al respecto, por supuesto.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Es que ademas resulta bien sugerente, madame, jeje. No solo nos ha dejado sus obras, sino que sigue estimulando la imaginacion de la gente para producir otras nuevas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, yo creo que el interes de Leonardo no era superar a la naturaleza en el sentido textual, sino una forma de comprender el mundo y aplicar sus leyes en su arte y en sus diseños técnologicos. Los artistas y la gente del Renacimiento son audaces y Leonardo es audaz intelectualmente.

    La leyenda de la medusa escrita por Vasari, seguramente, no sea cierta aunque habla de la vena fantastica de Leonardo, algo que contrasta con su lado racional. No olvidemos que el Renacimiento no deja de tener raices en la Edad Media.

    Si se da cuenta, Leonardo nunca dejo que su arte fuera demasiado real, tiene un punto de idealización, algo que heredo de Verrochio o de la tradición artística italiana, nada que ver con los pintores flamencos. Aunque Leonardo tiene más en común con la idea Aristotélica de la realidad, su formación en el ambiente de la cultura Neo-platónica florentina tuvo una gran influencia. Existe un estudio para la cabeza del angel de "la Virgen de las Rocas" que está tomado de la realidad y representa a una chica joven y en el cuadro la figura esta idealizada de tal forma, que es dificil saber si es hombre o mujer.

    Le recomiendo que lea 2 libros:
    - "El vuelo de la Mente", de Charles Nichol, una buena biografia llena de anecdotas.
    - La ciencia de Leonardo, no recuerdo el autor, pero es un cientifico.

    Si quiere consultar las mayoria de sus codices, vaya a:

    http://www.leonardodigitale.com

    solo debe registrarse, es gratuito, puede ver transcripciones al italiano moderno y traduciones al ingles

    atentamente

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)