domingo, 3 de enero de 2010

Alfonso X más de cerca


Quemad viejos leños, leed viejos libros, bebed viejos vinos, tened viejos amigos.



(Alfonso X el Sabio)

Alfonso X el Sabio nació en Toledo el 23 de noviembre de 1221, hijo de Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia. Tuvo una educación esmerada. Se crió en Orense, de donde viene su amor por la lengua galaicoportuguesa, idioma que utilizará en las Cantigas. Pasó su adolescencia en la corte de Toledo. Cuando tenía 22 años sorprendió a su padre, que había caído enfermo, dirigiendo con mano firme la conquista del reino de Murcia.

Era burlón y de inteligencia rápida para el sarcasmo. Le gustaba la juerga, practicaba deportes, entre ellos un precursor del béisbol, y jugaba al ajedrez y a los dados. Escribió tratados como el Libro de los juegos, que incluyen los problemas de ajedrez más antiguos que se conocen en Europa. Era también aficionado a la magia y a la astronomía (sus tablas fueron estudiadas por Copérnico, y hay un cráter lunar que lleva su nombre).

Solía reunirse con sus cortesanos después de cenar o bien por la noche, en largas veladas en las que la gente se divertía bailando, contando chismes, galanteando a las damas y cantando las últimas trovas de Provenza. Supo combinar el trabajo con el placer, al que se entregó con pasión, y tuvo tiempo para todo. La sociedad era más hedonista que la adusta y belicosa imagen que nos ha llegado del Medievo.



Fue un cazatalentos nato que fichó a médicos, filósofos y matemáticos musulmanes y despreciaba a los aduladores. No los soportaba en la corte. “Los que dejan al rey equivocarse a sabiendas merecen pena como traidores”, llegó a escribir. Podía ser implacable, pero a veces prefería sembrar disensiones en el bando enemigo recurriendo a alianzas. Reformó la moneda, las aduanas y la hacienda; se rodeó de un equipo de juristas que redactó un nuevo código legal e impulsó la escuela de traductores de Toledo. En la cancillería utilizó el castellano como lengua culta por encima del latín.

Las Cantigas, sus famosas composiciones, son en realidad una obra colectiva en la que se nota la mano del rey, pero también la de los poetas de su corte, provenzales y galaicoportugueses. Eran composiciones para ser cantadas, y los trovadores memorizaban la melodía. Los musicólogos aún se devanan los sesos con ciertas anotaciones de Alfonso, como la plica, un rabito que aparece en algunas notas.

En 1249 se casó con la infanta aragonesa doña Violante, hija de Jaime I el Conquistador. Tuvo 11 hijos con ella, y otros 5 ilegítimos con distintas amantes.



En 1256 una embajada de la república de Pisa fue a verlo con la intención ofrecerle su apoyo para ser emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico, cuyo trono había quedado vacante. Alfonso pertenecía a la familia de los Hohenstaufen por parte de su madre, y estaba legitimado para ejercer sus derechos sucesorios. Pero no era el único candidato. El pleito duró casi 20 años y agotó las arcas reales. Al final fue Ricardo de Cornualles, hijo de Juan sin Tierra, quien ostentó el título de Rey de Romanos hasta su muerte, aunque el partido gibelino y el rey de Bohemia habían elegido a Alfonso.

Para entonces ya tenía a la nobleza soliviantada y hubo de enfrentarse a una revuelta en la que participaron dos de sus hermanos. Además, fracasó en su cruzada para conquistar el Magreb.

Sus últimos años fueron sombríos. La muerte de su primogénito, Fernando de la Cerda (llamado así por el grueso pelo que le crecía en un lunar), desembocó en un conflicto sucesorio entre su hijo Sancho y el infante de la Cerda, su nieto. El rey se vio abandonado por su esposa, que se fue a Valencia con sus nietos; enfrentado a su hijo Sancho, al que desheredó, con sus leyes más importantes derogadas y sus ciudades dándole la espalda, a excepción de Sevilla, Murcia y Badajoz, que le permanecieron leales hasta el final.



“Nada me gustaría tanto, ni el canto de los pájaros, ni el amor, ni la ambición, ni las armas… como un buen galeón que me alejara de esta campiña infestada de alacranes, cuyos aguijones llevo clavados en mi corazón”.

La Crónica de Alfonso X describe con gran belleza el final de la vida del rey castellano:

“E en este tiempo adolesció el rey Don Alfonso en Sevilla, en guisa que llegó a muerte: e veyendo que non podría guarir, el infante Don Juan demandole que le mandase dar el reinado de Sevilla o el de Badajoz con todas las otras villas que tenía, e commo quier que le dio buena respuesta, pero él non lo quiso facer. E cuando fue afincado de la dolencia, dijo ante todos que perdonaba al infante don Sancho, su fijo heredero, que lo ficiera con mancebía, e que perdonaba a todos los sus naturales de los reynos el yerro que ficieron contra él: e mandó facer luego cartas desto, selladas con sus sellos de oro, porque fuesen ciertos todos los de los reinos que avía perdido querella dellos, e que los perdonaba porque fincasen sin blasmo ninguno. E desque esto ovo acabado e librado, recibió el cuerpo de Dios muy devotamente, e a poca de hora dio el alma a Dios. E el infante Don Juan e todos los ricos omes, e la reina de Portogal, su fija, e los otros infantes sus fijos, ficieron muy grand llanto por él: e después enterraronlo en Santa María de Sevilla, cerca del rey Don Fernando su padre, e de la reina Doña Beatriz su madre.”



Falleció en la ciudad de Sevilla el 4 de abril de 1284. Fue enterrado en la catedral, como afirma la crónica, aunque su corazón y sus entrañas fueron trasladados a Murcia.

Alfonso X fue el monarca más universal y brillante que produjo la Edad Media hispánica, por la amplitud de su cultura, por el impulso renovador de sus leyes y por la generosidad y ambición de sus empresas artísticas y culturales. Su obra jurídica, científica y literaria se anticipa al Renacimiento e inicia una renovación en estas disciplinas que perdurará durante siglos. Por todo lo cual fue llamado el Sabio.



Bibliografía:
Alfonso X, el rey que no quiso ser sabio – Carlos Manuel Sánchez
Crónica de Alfonso X



30 comentarios:

  1. Uno de los mejores reyes hispánicos, sin duda. El broche de oro de su brillante reinado hubiera sido que acabara en paz y armonía pero, como bien has dicho, se ensombreció por el enfrentamiento con su hijo y nietos por el trono.

    Feliz dia, madame

    Besazos

    ResponderEliminar
  2. Con lo alegre que era por naturaleza y lo que disfrutaba de la vida, que lastima haberle venido a el esa amargura. Pero al menos tuvo sus buenos años.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Pero Madame, cómo no me habíais avisado de que regentábais este otro maravilloso espacio... Sé que no estáis obligada pero... Dado mi despiste habría tardado siglos en dar con él... Por fortuna, gracias a los hados, supongo, bueno, y a la lluvia, que me tiene encerrado en casa -¡ay!-, no ha sido así...

    Y nos habláis nada menos que de Don Alfonso el Sabio...

    En fin, tengo que regresar esta noche para gozar de este espacio como Dios manda...

    A vuestros pies eternamente...

    Feliz domingo, madame...

    Mil besos, mil

    ResponderEliminar
  4. Monsieur, quel plaisir recibir su visita tambien aqui!

    Mil perdones, don José, pero es que me da apuro andar comprometiendo a la gente a pasar por todo lo que hago, porque a veces ya tienen que estar ustedes fritos. Entonces por regla general me limito a poner mis blogs en el blogroll y esperar a ver si les interesan y entran, jiji.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. El corazón del Rey don Alfonso X se encuentra enterrado en la catedral de Murcia. En una capilla a la izquierda del altar mayor y en una urna en la que reza una inscripción en castellano antiguo que dice:

    «Aquí están las entrañas de Su Majestad el Rey don Alonso X, el cual muriendo en Sevilla, por la gran lealtad que esta ciudad de Murcia le tuvo, en su testamento las mandó sepultar aquí».

    Podriamos decir, madame, que Alfonso X fue el primer donante de órganos de la historia al donar a Murcia su corazón :)

    Buena tarde de domingo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. jiji, supongo que podemos considerarlo asi, porque el corazon lo donó a Murcia, sí.

    Feliz tarde, madame.
    Mañana ya lunes!

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Indudablemente por encima de su sabiduría y bien hacer, era un modelo de persona.
    Uno de mis personajes más entrañables.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Si todos los reyes que han pasado por nuestra península hubieran sido como él, habríamos ganado lo indecible sobre todo en cultura y en tolerancia. La Escuela de Traductores de Toledo, donde se dieron cita sabios de las tres culturas monoteístas, fue un claro ejemplo de ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Era completito y hasta simpatico, madame, ademas de culto. No debian de estar mal las fiestas de la corte.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Si, monsieur, lo malo es que estaba dificil que se mantuviera el nivel, y tambien nos tocaron fernandos septimos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Madame:

    Me ha sorprendido Alfonso X. Tengo algunas coincidencias con él (y mire que no creo en ellas)
    -Nacimos en la misma fecha (23 de noviembre)
    -Tenemos gusto por la lengua gallega y portuguesa (mi mitad gallega ama a la ciudad donde nació mi papá: Ourense, como se dice en gallego) y ademas vivimos en Toledo.....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  12. Siempre la lucha alfinal por una herencia qui querida Madame.
    Disculpadme mi tardanza,Le deseo en este Año que nos siga deleitando con la historia y que sus ilusiones o parte de ellas se hagan realidad.
    Gracias por siempre estar y animarme con su presencia y cariño
    Recibalo de su admiradora y espero que poco a poco amigas aunque sea en la distancia..Reciba mi cariño Victoria

    ResponderEliminar
  13. Grata sorpresa descubrirla aquí.

    Alfonso X es uno de mis reyes favoritos, junto con Carlos III y Amadeo de Saboya.

    Estoy totalmente de acuerdo en lo que señala sobre la adulación. Debiera castigarse con muerte a perpetuidad por traición, como el hacer las cosas a medias o hablar con la boca pequeña.

    Un abrazo boreal.

    SSSQBSM,
    Paulus de Best.

    ResponderEliminar
  14. Monsieur, no esta nada mal celebrar el cumpleaños con don alfonso, vaya que no. Creo que organizaba buenas fiestas!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Madame, espero que el nuevo año la este tratando bien. Y si no digamelo, que yo regañare al año.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Monsieur Paulus, cuanto bueno por aqui!
    Sabia yo que le gustaria el fey fiestero, vaya que si.
    Pero oiga, que drastico es usted!
    A ver si va a descender del rey sol o algo asi.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. No señora mía. Desciendo de la luna, como Mi señor de Bergerac.

    SSSQBSM,

    Paulus

    ResponderEliminar
  18. Gran personaje nos trae hoy, Madame. ¿No fue Allariz el lugar de Orense donde pasó su infancia?.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Extraordinario.

    ¡Alfonso X el Sabio es guapísimo!

    Y sus Cantigas a Santa María, Madre de Dios, son magnificas.

    ResponderEliminar
  20. Monsieur, eso es mucho mejor aun!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Por alli anduvo, en efecto. Y despues su esposa fundo alli un convento.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Mademoiselle, no confie usted en que el retrato sea realista, pero tengo entendido que sí, que era guapo.
    Lo que es seguro es que tenia talento.

    Buenas noches, mademoiselle

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. MAdame, espero que haya entrado con buen pie en el nuevo año. Gran Rey, y a pesar del titulo de la bibliografía, muy sabio. Creo que la frase: “Los que dejan al rey equivocarse a sabiendas merecen pena como traidores” le define perfectamente.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Gracias, madame, igualmente.
    Lo llevamos un poco peor de lo esperado, pero bueno, remontaremos.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Este retazo de historia medieval es muy valiosa. Lo que más me llama la atención es la constante que parece darse en las personas al final de sus vidas. Los finales nunca suelen ser halagüeños, se complican las cosas, crecen los enemigos como setas y las circunstancias se ponen adversas.

    ResponderEliminar
  26. Pues si, pero vivio lo suyo y tuvo sus años felices. Yo creo que el balance tampoco esta tan mal.

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. ¡Excelente articulo Madame! Sinceramente hace bastante que no pasaba por aquí.

    Al igual que otros comentaristas, es lamentable el final de Alfonso X.

    Mis mas cordiales saludos.

    PD: Por cierto, la ciudad de Toledo, con ese aire medieval, me encanta. Ojala la pueda visitar algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Lamento no haber visto antes su comentario!

      Bisous

      Eliminar
  28. Hola soy de Honduras mandame esas historias a mi correo por fa ! Jumonflo@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no le importa, y si realmente le interesan mis historias, le invito a pasar usted mismo por aquí de vez en cuando y leerlas. Comprenda que soy una mujer muy ocupada. No tengo tiempo de andar sirviendo pizzas a domicilio a mis más de mil seguidores públicos + todos los anónimos como usted.

      Tenga buen día

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)